MOSCAS

Pertenecientes al orden de los Dípteros, existen varias especies catalogadas como plagas. La más conocida por su presencia en casi todos los hogares es la mosca domestica (musca domestica). Pero también convivimos con otras variedades que son consideradas de importancia sanitaria ya que todas son fuente de infección y muy perjudiciales para la salud. Trasmiten diversas enfermedades como salmonelosis, colienteritis y son vectores de agentes patógenos como bacterias, virus, protozoarios, etc.

La mosca se desarrolla en materia orgánica con una determinada humedad, es allí donde deposita sus huevos y emergen las larvas con comida a su disposición.  Una hembra puede depositar más de seiscientos huevos, con una vida media de 30 días (muy influenciada por la temperatura) tienen un notable potencial reproductivo.

Luego de emergida la larva, se alimenta y pasa por varios estadios larvales hasta que termina su desarrollo y se convierte en pupa, para luego emerger en estado adulto.

Es por ello que es muy importante evitar los criaderos, ya que es donde la mosca prolifera. El orden y la limpieza son fundamentales para su control. Hay que evitar que la mosca  tenga materia orgánica a su disposición ya que es el lugar donde deposita sus huevos para poder desarrollarse. No se debe acumular residuos, sustratos orgánicos en descomposición, ni estiércol. Estas medidas son claves para un buen manejo del insecto

Se controlan con larvicidas y con insecticidas los adultos, aunque el tratamiento químico no es la mejor solución si no lo combinamos con otras técnicas como la limpieza, el orden y las barreras físicas. Si tiene problemas con moscas ofrecemos el servicio de saneamiento ambiental.